Microblading de cejas

Qué es el microblading

Lucir cejas perfectas es la máxima en cuanto a estética y maquillaje facial en la actualidad. Líneas bien definidas que se conviertan en el marco del rostro y que le den a la mirada un toque penetrante y llamativo.

Se ha innovado mucho en técnicas que permitan conseguir las cejas con la forma adecuada dependiendo de las facciones del rostro, sobre todo para aquellas mujeres que por alguna razón la forma natural no les favorece, es por ello que la técnica de microblading ha tomado tanto auge en la actualidad.

El procedimeinto de microblading es un tipo de maquillaje semipermanente de cejas pelo a pelo, lo que permite modificar la forma de estas dependiendo de las necesidades de cada persona. Está especialmente recomendado para aquellas personas que deseen aumentar la densidad de sus cejas con un acabado natural.

Es una técnica muy útil para personas que por problemas de salud, enfermedades, estrés o accidentes han perdido parcial o totalmente los pelos de la ceja, pues ven en el microblading la mejor opción de devolverle a su rostro las cejas que mostraba anteriormente.

El microblading se ha popularizado por la posibilidad que brinda de darle a las cejas la forma deseada, gracias a su novedosísima técnica pelo a pelo. Además, no presenta las desventajas del maquillaje permanente, el cual proporciona un aspecto de ceja artificial en algunos casos.

Para lograr el acabado delicado y natural que esta técnica ofrece, los pigmentos que se utilizan deben ser personalizados, con tonos que vendrán definidos por el color del cabello, los ojos y la piel.

microblading cejas

Aplicaciones del microblading

Como hemos mencionado anteriormente, el microblading tiene una aplicación estética en aquellas personas que deseen engrosar, delinear e incluso reconstruir total o parcialmente sus cejas, las cuales han sido modificadas por diferentes causas.

Se trata de un procedimiento muy meticuloso, puesto que se dibuja pelo a pelo, por lo que el proceso puede alcanzar una duración de dos a tres horas. Además, los resultados tienen una duración aproximada de un año.

La forma que le da el microblading a las cejas es totalmente personalizada. El especialista planifica sobre la piel las líneas que mejor se adecúan al rostro, por lo que no se usan plantillas. Este proceso es el primer paso para comenzar a realizar el microblading y, sin duda, uno de los más importantes.

Para reducir las molestias que puede causar la aplicación del pigmento al mínimo, el profesional debe colocar una crema anestésica, la cual se dejará actuar durante unos minutos. Posteriormente, la paciente simplemente notará una suave presión sobre la zona tratada. Los trazos son muy finos y sin derrames de pigmento, para conseguir ese efecto pelo a pelo.

Una vez culminado el proceso, el paciente podrá ver los resultados inmediatamente, con un pigmento más oscurecido al principio, el cual se ira atenuando con el paso de los días, hasta alcanzar su aspecto definitivo.

Sin duda, el procedimiento de microblading destaca por su naturalidad en la reconstrucción parcial o total de las cejas.

Ventajas de la técnica de microblading

Está diseñado para todas aquellas personas que deseen embellecer sus cejas, dándoles una forma compacta y definida que lejos de ser una “mancha”, tendrá un aspecto natural pelo a pelo. No tiene restricciones de sexo, edad, tono o tipo de piel.

La mayor ventaja es que los pigmentos utilizados se mimetizan con el color de la piel y vellos existentes, lo que le da a las cejas un aspecto natural que no requiere demasiado mantenimiento. Tan sólo un retoque cada 12 meses aproximadamente.

Antes y después

microblading antes y despues

microblading-antes-y-despues

 

Efectos secundarios

El microblading está contraindicado en personas con diabetes, que tomen medicamentos anticoagulantes, con antecedentes de cicatrices queloides y en mujeres embarazadas.