Liposucción

La liposucción se ha mantenido como uno de los procedimientos estéticos más buscados y demandados. El sobrepeso o la obesidad siempre han sido temas que han preocupado a la medicina. Aunado a ello, está el deseo de muchas personas por recuperar su silueta y mantenerse en su peso ideal. Estos escenarios han planteado desafíos a la ciencia para ir tras un tratamiento que verdaderamente sea efectivo. Por este motivo, este tratamiento estético no debe ser considerado como la cura para la obesidad, ni esta indicado para aquellas personas que presentan este problema. La liposucción es una forma de eliminar, de manera segura, la grasa que esté localizada en áreas como el abdomen, las piernas, los brazos, la espalda o eliminar papada. En otras palabras, el objetivo principal es lograr moldear el cuerpo del paciente reduciendo los acúmulos de grasa localizados en zonas rebeldes a otros tratamientos medicoestéticos como la mesoterapia, las dietas, incluso el ejercicio físico. Tras el procedimiento, en función de las zonas tratadas y la cantidad de grasa eliminada, disminuirá su peso ligeramente, pues la grasa apenas pesa, por lo que no apreciará una gran reducción en su peso al subirse a la báscula. Sin embargo, observará una gran diferencia al ver los nuevos contornos corporales y a la hora de vestirse.

¿Qué es la liposucción?

Es una cirugía estética que sirve para extraer grasa o tejido adiposo acumulado en una zona corporal concreta mediante una cánula muy fina conectada a una máquina encargada de aspirarla.

Los candidatos ideales para este procedimiento quirúrgico son aquellas personas mayores de edad, que gozan de buena salud y no poseen un sobrepeso mayor de 10 a 15kg. Generalmente, los pacientes cuando acuden a la consulta solicitando una liposucción ya han probado otras alterativas que no han surtido efecto, como diferentes dietas, ejercicio físico u otros tratamientos menos agresivos.

Aunque es poco común, la medicina ha registrado algunos casos de adolescentes que han sido sometidos a la liposucción en casos que presentan algún depósito graso importante y desproporcionado para esa persona que afecta a sus actividades cotidianas, a sus relaciones sociales y personales, y en definitiva a su calidad de vida. El cirujano plástico debe valorar la alteración morfológica, analizar el grado de madurez del adolescente y objetivar que la cirugía está justificada, en consenso con los padres del menor, para poder proceder con la lipoaspiración.

A pesar de que no existe un límite de edad para ser sometido a esta cirugía, es importante entender que toda intervención tiene sus limitaciones y sus propios riesgos. Por este motivo, previamente a la liposucción, se realizan unas pruebas preoperatorias para descartar cualquier patología importante que contraindique la operación. No obstante, esta cirugía es recomendada para adultos jóvenes que aún conservan una buena calidad de su piel, es decir, una piel elástica, para que se obtenga un resultado satisfactorio.

Vale la pena destacar que no es apropiada para:

  • mujeres que estén embarazadas o en período de lactancia
  • personas con problemas de salud que impidan el proceso de recuperación
  • diabéticos con cifras de glucemia mal controladas
  • enfermedades cardiacas
  • problemas respiratorios
  • pacientes que ingieran medicamentos anticoagulantes, a menos que tengan la posibilidad de suspender su ingesta una semana previa a la operación
  • alérgicos a la lidocaína

Hay que tener en cuenta que esta cirugía no sustituye a la actividad física ni a la dieta. La lipoaspiración es una ayuda para eliminar depósitos de grasa localizados rebeldes a otros tratamientos. Sin embargo, si tras el procedimiento el paciente no se cuida y aumenta de peso, la grasa tardará más tiempo en depositarse en la zona tratada respecto a otras areas corporales, pero finalmente volverá a acumularse.

Es importante subrayar que el paciente debe de mantener unas expectativas realistas en cuanto al resultado. Quizás la eliminación de un depósito de grasa localizado en una zona concreta contribuya a mejorar el aspecto físico de una persona, pero no impactará en todo su cuerpo porque es un tratamiento localizado.

Preparación antes de la cirugía de liposucción

La liposucción es un procedimiento que requiere de una preparación previa, con el fin de estar en las mejores condiciones posibles, y de adquirir ciertos suministros básicos que ayudarán al proceso de recuperación.

Lo primero que debe hacer un paciente antes de entrar en quirófano si considera que no está en su peso ideal es tratar de disminuirlo realizando ejercicio físico y una dieta sana, pues de lo contrario, si la pérdida de peso se lleva a cabo meses después de la lipoescultura, puede deteriorar el resultado de la operación. Esto quiere decir que hay que procurar llegar lo más cerca posible al peso que se desea, pues como explicábamos anteriormente, esta operación no se realiza para reducir el peso de las personas que se someten a ella.

Asimismo, es aconsejable que el paciente deje de fumar al menos dos semanas antes y dos semanas después de la intervención porque puede crear dificultades durante el proceso de cicatrización.

Otro aspecto importante es detener la ingesta de cualquier medicamento que inhiba la coagulación sanguínea, que induzca a la coagulación o que interfiera con la anestesia. El cirujano le informará con detalle sobre estos aspectos en las consultas preoperatorias.

En algunos casos, y en función de los antecedentes personales y de la analítica de sangre preoperatoria, puede ser necesaria la prescripción de hierro y/o de algún complejo vitamínico.

liposuccion valencia

Técnicas de cirugía de lipoescultura

Actualmente, la liposucción cuenta con diferentes técnicas. Todo dependerá del criterio médico del cirujano plástico y de su experiencia.

  • Liposucción convencional: el cirujano debe realizar una incisión en el área a tratar y, luego, mediante una cánula conectada a una bomba de succión se logra extraer la grasa. Aunque tiene algunos riesgos, sigue siendo la más común.
  • Liposucción ultrasónica: utiliza una cánula capaz de emitir ondas sonoras para destruir hasta los depósitos más densos y grandes. Hay riesgo de quemaduras por las ondas.
  • Vibroliposucción: se introduce una cánula con una punta vibratoria, capaz de romper el tejido adiposo para agilizar su retiro.
  • Liposucción asistida por agua a presión: se utiliza una cánula que infiltra suero fisiológico a presión el cual “rompe” la grasa para posteriormente ser aspirada.
  • Liposucción por láser: en este caso, se utiliza una cánula que posee en su punta tecnología laser para deshacer la grasa.

A lo largo de los años han aparecido diferentes técnicas de liposucción, sin embargo, ninguna ha conseguido desbancar a la liposucción convencional, sin duda, la más utilizada por la mayoría de los cirujanos plásticos en la actualidad. Sin embargo, en este “negocio”, las casas comerciales y el marketing no cesan en su empeño de ofrecernos nuevos productos e intentando convencernos de que aportan ventajas respecto a los anteriores. Sin embargo, hasta la fecha no lo han conseguido…

Zonas donde realizar liposucción

La liposucción puede ser muy útil cuando se realiza en zonas como el abdomen, costados, caderas, zona de los muslos, glúteos, brazos y espalda.

Los especialistas insisten en que la idea principal de esta cirugía es mejorar la silueta de una persona, pero no es una técnica para reducir peso. El cirujano evaluará, dependiendo del sexo del paciente y sus características anatómicas, cómo debe realizar la intervención.

Recuperación post-operatorio

Tras la operación, los cirujanos recomiendan utilizar prendas de compresión durante varias semanas. En menos de una semana, los pacientes podrán caminar normalmente e incluso volver al trabajo con pequeñas molestias que se controlan con analgésicos. La hinchazón bajará en los próximos meses y la piel recuperará su aspecto normal poco a poco.

En el postoperatorio inmediato es aconsejable someterse a varias sesiones de masaje de drenaje linfático, el cual acelerará la reabsorción del edema y por consiguiente la recuperación del paciente.

Es muy importante comenzar cuanto antes a caminar. Al principio se realizarán ligeros paseos y progresivamente se irá incrementando la distancia y la intensidad del ejercicio con el paso de los días.

liposuccion o lipoescultura

Preguntas frecuentes sobre la cirugía de lipoescultura

Dependerá de las zonas a tratar, la cantidad de grasa eliminada y la calidad de la piel de cada paciente. No obstante, puede oscilar entre una y cuatro horas.
En algunos casos, se puede mejorar la apariencia, pero los efectos no serán absolutos.
Durante los primeros días, minimiza las molestias, la inflamación y los hematomas. Posteriormente, acelera la recuperación y ayuda a la piel a adaptarse al nuevo contorno corporal tras la eliminación de la grasa, colaborando con su retracción. Generalmente, se debe utilizar entre cuatro y ocho semanas.
La respuesta es sí, solo si el paciente mantiene una dieta y una rutina de ejercicio. De lo contrario, puede volver a acumular grasa tanto en las zonas sometidas a la lipoescultura como en las zonas no tratadas.
Sí, aunque son mínimas y prácticamente imperceptibles trascurridos varios meses.
Los cirujanos recomiendan no fumar durante la recuperación. Al menos, debe esperar dos semanas.
Dependerá del área tratada y del tipo de empleo que tenga. Por lo general, puede volver a los dos o cuatro días de la operación.
Si la piel está suelta, fina, flácida, producto del embarazo, pérdida de peso o la edad, debería optar por la abdominoplastia. No obstante, no es raro que en pacientes que necesitan someterse a una abdominoplastia, esta se acompañe de una liposucción en los flancos y/o en la zona alta del abdomen para mejorar el resultado. De todas maneras, el cirujano plástico es quien tiene la última palabra una vez valorado cada caso.

La lipoescultura en Valencia es una de las cirugías más demandadas

La liposucción es un procedimiento medicoquirúrgico que solo debe ser realizado por un médico especialista en cirugía plástica, reparadora y estética con experiencia en este campo. Sin duda es una de las operaciones más demandadas en la actualidad y con la que se consigue un elevado índice de satisfacción entre los pacientes.