Mastopexia o elevación del pecho

La mastopexia o elevación mamaria es un procedimiento quirúrgico destinado a elevar y corregir la flacidez de los pechos caídos. En mujeres cuya glándula mamaria está poco desarrollada o ha perdido volumen es necesario colocar una prótesis para conseguir un resultado más armónico.

Previo a la cirugía, se realizan unas pruebas preoperatorias para asegurarnos que no hay ninguna contraindicación para realizar dicha intervención.

Generalmente se realiza bajo anestesia general, suele durar entre dos y tres horas y se precisa un ingreso hospitalario de 24h.

La intervención quirúrgica de elevación de mamas consiste en la colocación del complejo areola-pezón en su nueva posición y la eliminación del exceso de piel de la mama tras su descenso, lo cual implica asumir una serie de cicatrices, las cuales son proporcionales al grado de caída del pecho.

Antes de la intervención, las cicatrices es uno de los aspectos que más preocupan a las pacientes. Sin embargo, después de la cirugía, las cicatrices se asumen perfectamente, pues con el paso del tiempo se van disimulando y lo que realmente les importa es que la forma del pecho sea bonita.

La mayoría de las molestias se controlan bien durante los primeros días con la medicación prescrita. En poco tiempo podrá retomar sus actividades cotidianas, aunque deberá limitar la actividad física intensa durante el primer mes.

Tras una mastopexia, el resultado es duradero, pero no permanente, dependiendo de factores como la calidad de la piel de la paciente, nuevos embarazos, variaciones de peso, estímulos hormonales, la edad, el uso regular del sujetador, etc.

  mastopexia elevacion del pecho valencia

Casos en los que se realizan cirugía de elevación del pecho

Mastopexia tras el embarazo

Cada embarazo es un mundo, incluso en la misma mujer el pecho puede quedar fantástico tras el primer embarazo y por el contrario “descolgarse” tras el segundo o el tercero. Por lo tanto, no se puede preveer cómo evolucionará el pecho estéticamente tras la maternidad.

Sí es cierto que si una mujer amamanta a su hijo, tiene mayor probabilidad de que el pecho quede más deteriorado que si no lo hace, pues cuanto más tiempo esté el pecho distendido, más le costará volver a su posición original.

No es raro que tras uno o varios embarazos, con o sin lactancia, el pecho se vacíe por la atrofia de la glándula mamaria en el polo superior, aparezca alguna estría, la piel se aprecie más flácida, más fina y el pecho en general se descienda.

Una mujer con 35-50 años es una mujer joven en la sociedad en la que vivimos y que sin duda va a sentirse mejor consigo misma tras someterse a esta intervención.

Elevación mamaria tras una pérdida importante de peso

Cuando una mujer experimenta una pérdida importante de peso, ya sea con dieta y/o ejercicio o tras someterse a una intervención de cirugía bariátrica (cirugía de reducción del estómago), la piel experimenta una retracción, una adaptación al nuevo contorno corporal. Esto es posible debido a la propiedad elástica de la piel.

Sin embargo, la medicina y en este caso la piel, también tienen sus limitaciones, llegando un punto en el que no puede retraerse más y se descuelga.

Además, con la pérdida de peso, también disminuye la fracción de grasa del pecho, disminuyendo su volumen y acentuando la caída de la mama.

Estas pacientes también pueden beneficiarse de la elevación mamaria, además suele aconsejarse la colocación de un implante mamario para recuperar el volumen perdido.

Mastopexia en malformaciones mamarias

A veces vemos pacientes que presentan una caída de sus mamas a edades muy tempranas (18-20 años). Sin duda se debe a una malformación genética, entre las que destacan algunos tipos de mamas tuberosas. En estos casos, los pechos suelen presentar areolas muy grandes y una base de implantación estrecha.

Elevación mamaria en cirugía secundaria

La cirugía secundaria de la mama cada vez se realiza con mayor frecuencia y hace referencia a mujeres portadoras de implantes mamarios desde hace más de una década. Con el paso del tiempo, las mamas ceden y se descienden. Este descenso es más importante en mujeres que se colocaron implantes de volúmenes grandes. Generalmente, si han pasado más de 10 años, lo aconsejable es sustituir las prótesis por una nuevas y eliminar el exceso de piel ocasionado por el “descolgamiento” de la mama.

Me gusta aconsejar a las pacientes colocar implantes más pequeños que los primeros, pues ahora partimos de una piel de mala calidad, más fina, que ya ha cedido, por lo que cuanto mayor tamaño tengan las nuevas prótesis, antes volverán a caer las mamas.

cicatrices-mastopexia-elevacion-pecho

¿Interesada en realizarte una mastopexia en Valencia?

¿Necesitas más información respecto a la intervención quirúrgica de elevación de pechos caídos? El Dr. Alberto Marina, cirujano plástico en Valencia, es miembro de SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) garantizando la máxima fiabilidad en cirugía plástica. Ponte en contacto con nosotros a través de los teléfonos 96 389 05 90 – 692 633 629, envía un email a info@albertomarina.es o si lo prefiere rellene el formulario de contacto y el Dr. Alberto Marina, especialista en cirugía de aumento de senos en Valencia, contactará contigo lo antes posible.