Higiene facial

¿Qué es la higiene facial?

Se suele pensar que la higiene facial es necesaria con profundidad sólo para quienes usan maquillaje a diario o tienen la piel con muchas imperfecciones, pues de otra forma con lavarse el rostro antes de dormir con cualquier jabón facial es suficiente. Sin embargo, la contaminación, el polvo y las radiaciones solares también son causantes de la obstrucción de poros que provocan acné, entre otras apariciones indeseadas en la piel.

Estos factores hacen que nuestro rostro necesite una higiene profunda o una limpieza facial realizado por profesionales, retirando las células muertas, espinillas, que ayudan a tonificar los músculos de la cara, dándoles un aspecto más fresco y lozano.

Una higiene facial puede durar al menos una hora. Durante ese tiempo se realizan tres procesos (pueden ser más, pero estos son los básicos): limpieza profunda, masaje tonificador y nutrición de la piel.

Aplicación de la limpieza facial

Los tres pasos básicos mencionados anteriormente se inician con la limpieza facial en sí, en la que se aplican diferentes productos en el rostro para abrir los poros, para drenar las impurezas y dependiendo del tipo de piel, que puede ser grasa, seca, normal o mixta, se seleccionarán los productos a aplicar.

Después de este proceso de depuración para extraer las impurezas, se aplican productos calmantes, en el que se cierran los poros y se descongestiona la piel. Se utilizan sustancias relajantes, tonificantes y refrescantes.

Por último, la nutrición de la piel sella el proceso, pues tras los dos pasos anteriores, está lista para absorber todos los nutrientes que se le puedan aportar. Para lograrlo, el profesional aplica diferentes mascarillas que van a depender del tipo de piel de cada persona. Éstas estarán cargadas de nutrientes y sustancias hidratantes.

limpieza facial en Valencia

Quedará a juicio del paciente y del profesional si tras la higiene profunda es necesario realizar otros procesos como peelings, terapia de inducción del colágeno o mesoterapia facial con vitaminas y ácido hilurónico, entre otros tratamientos.

La higiene facial debe hacerse con un intervalo de 1 a 3 meses, dependiendo del tipo de piel y de factores como la presencia de acné, personas fumadoras, edad, etc… Por ejemplo, para una piel seca se recomienda una limpieza cada seis semanas. Sin embargo, una piel grasa, con tendencia al acné, puede necesitar una higiene facial cada tres semanas.

Beneficios del tratamiento de higiene facial

Todo proceso de higiene en nuestro cuerpo conlleva grandes beneficios. En el caso del rostro, una limpieza profunda va a permitir la oxigenación de la piel, por lo que los productos cosméticos utilizados a diario van a tener una mayor efectividad.

Además, se retrasa la aparición de arrugas, la piel se vuelve más tersa y luminosa, se reduce la apariencia de cansancio y, sobre todo, se elimina y reduce la aparición de puntos negros y espinillas, a través de la remoción de células de la capa córnea de la piel y de impurezas en los folículos pilosos.

Para quienes se maquillan, mantener una piel limpia permite lucir un maquillaje duradero, natural y radiante, y para quien no lo hace, tener un mejor aspecto del cutis.

tratamiento higiene facial

Riesgos/Contraindicaciones de la limpieza facial

Son pocos los riesgos que se corren en el momento de hacerse una higiene facial. Lo principal que hay que garantizar para evitar infecciones o un resultado contraproducente es precisamente la higiene con la que se realiza.

Además, es muy importante la selección adecuada de los productos que se van a aplicar para evitar alergias, irritación, enrojecimiento extremo e incluso quemaduras.

Todos estos cuidados está garantizados cuando el procedimiento lo realiza un profesional en estética y en un lugar adecuado para realizarlo.

Está contraindicado para personas con acné severo y para quienes presenten lesiones en la piel.

Efectos secundarios

Tras realizarse una limpieza facial profunda, se puede presentar un leve enrojecimiento en la piel, que desaparecerá después de unas horas, así como una pequeña descamación en las zonas más problemáticas que desaparecerá en 2-3 días como máximo.