Blefaroplastia transconjuntival

¿Estás pensando en deshacerte de las bolsas de los ojos? Desde nuestra consulta de cirugía estética en Valencia te contamos en qué consiste la cirugía de los párpados o blefaroplastia transconjuntival.

Cada vez son más las personas que se sienten “incómodas” cuando empiezan a aparecer las bolsas grasas en los párpados inferiores. Incluso, cada vez es más frecuente su aparición en pacientes jóvenes a sus 30-40 años.

La blefaroplastia transconjuntival es un abordaje del párpado inferior que permite extraer las bolsas grasas por vía interna

El globo ocular está “flotando” en la cavidad ósea orbitaria, la cual tiene forma de cono. La grasa estructural es el elemento que permite al ojo “flotar” en dicha cavidad orbitaria. Algunas personas presentan un tabique orbitario laxo por predisposición genética, pues recuerdan a alguno de sus antecesores con importantes bolsas grasas en los párpados inferiores.

Son estas personas jóvenes, las cuales presentan una buena calidad de su piel, las que pueden beneficiarse de la cirugía de los párpados o blefaroplastia transconjuntival.

¿En qué consiste la cirugía de párpados inferiores?

La blefaroplastia transconjuntival es un abordaje del párpado inferior que permite extraer las bolsas grasas por vía interna, por la conjuntiva, que es la capa del párpado que está en contacto con el globo ocular. De esta manera, es posible realizar la intervención de blefaroplastia transconjuntival sin dejar cicatrices en la piel del párpado inferior.

En aquellas pacientes que no presentan una buena calidad de la piel, es preciso hacer una mínima resección de esta piel, pues no va a adaptarse tras la eliminación de las bolsas grasas, quedando una fina cicatriz junto a las pestañas del párpado inferior, la cual en unos meses pasará desapercibida.

Riesgos y postoperatorio de la blefaroplastia

Los riesgos de la blefaroplastia son, en general, muy bajos. Es por ello que no debes preocuparte en exceso de los peligros que tiene esta intervención. Sin embargo, lógicamente, conviene conocerlos y tenerlos presentes.

Los riesgos más frecuentes son la infección y el sangrado, como en la mayoría de las intervenciones de cirugía estética. Además, también es posible que sientas los ojos secos e irritados, así como dificultad para cerrarlos, los primeros días debido a la propia inflamación que acompaña al procedimiento.

En cuanto al postoperatorio, conviene mantener un reposo relativo durante los primeros tres días tras la intervención, sin llevar a cabo esfuerzos físicos.

Por otro lado, también existe el riesgo de que las cicatrices de la intervención acaben siendo muy evidentes y visibles tras la operación, aunque esto es muy, muy raro en esta cirugía, y en el caso de suceder, es porque el paciente no ha seguido las indicaciones del cirujano y se ha expuesto al sol durante el periodo postoperatorio y sin crema de protección solar.

Algunos otros riesgos mucho menos frecuentes son las lesiones en los músculos del ojo, los cambios en el color de la piel o la necesidad de una cirugía de revisión, así como la visión borrosa de manera temporal. No obstante, como decimos, estos últimos riesgos son muy bajos y rara vez suceden.

En cuanto al postoperatorio, conviene mantener un reposo relativo durante los primeros tres días tras la intervención, sin llevar a cabo esfuerzos físicos. De esta forma se evita una subida de la presión arterial, lo que podría provocar sangrados.

También es recomendable no exponerse a temperaturas altas o cocinar debido a que los vapores y otros elementos pudieran llegar a ser irritantes. Lógicamente, también conviene no tocar la zona para dejar que esta se recupere por sí sola.

riesgos postoperatorio blefaroplastia transconjuntival

A la hora de dormir, es recomendable hacerlo boca arriba, y, si puede ser, con la cabeza elevada respecto al resto del cuerpo, utilizando una o varias almohadas algo más gruesas y duras que la habitual, por ejemplo.

Convendría evitar hacer ejercicio físico durante la primera semana tras la intervención y los cuidados de la zona deberían llevarse a cabo utilizando suero fisiológico. También es recomendable aplicar hielo a la zona para reducir la hinchazón.

En cuanto a los medicamentos, está recomendado tomar analgésicos en aquellos casos en los que se sienta tensión ocular o dolor. E incluso, salvo que el cirujano indique otra cosa, en la mayoría de los casos se recomienda tomar un antibiótico de manera profiláctica.

Los colirios y las pomadas también están recomendadas, pero solamente si el cirujano las ha prescrito, y específicamente aquellas marcas que se han indicado, puesto que una pequeña variación en los compuestos del remedio puede tener efectos nocivos.

¡Si buscas realizarte una blefaroplastia en Valencia, la clínica estética del cirujano plástico Alberto Marina es tu sitio!

¿Te ha gustado este artículo? Tal vez también te interese leer sobre:

2020-03-23T10:02:12+00:00 marzo 16th, 2015|Blefaroplastia|

Dejar comentario

dieciocho + 11 =