¿Cómo se detecta la ginecomastia?

La ginecomastia es uno de los problemas mamarios más frecuentes que puede padecer un varón, por lo que conviene tener claros sus métodos de detección. Hoy en nuestra clínica estética en Valencia te los contamos. ¡Presta atención, es muy importante!

Las formas de diagnosticar una ginecomastia

La ginecomastia es una patología que afecta a algunos hombres y que provoca que sus mamas se desarrollen parcialmente. Dicho desarrollo de las mamas puede deberse a un aumento del propio tejido mamario, a una acumulación de grasa en la zona o a ambas cosas conjuntamente, adquiriendo un patrón mixto. Cuando el aumento del tamaño de las mamas se debe al depósito de grasa en el pecho hablamos de pseudoginecomastia.

Generalmente, la ginecomastia tiene una causa genética, la cual puede verse favorecida por desequilibrios hormonales en la pubertad causados por enfermedades renales, enfermedades hepáticas, obesidad e incluso efectos secundarios de algunos medicamentos, entre otras.

Sin duda, esta es la afección mamaria más frecuente en los hombres. No obstante, es una patología que puede tratarse, aunque si es cierto que la única opción terapéutica para solucionar la ginecomastia es quirúrgica, es decir, hay que someterse a una operación.

 

Tipos de ginecomastia

tipos de ginecomastia

La ginecomastia se suele clasificar en tres tipos, o tres estadios de evolución o desarrollo, dependiendo del tamaño de las mamas y de la técnica quirúrgica requerida en cada caso para solucionarlas.

Así, podemos encontrarnos una ginecomastia de grado I, que apenas mostrará un aumento de tamaño ligero en la zona de la areola. En el grado II, en cambio, ya se observa un desarrollo importante en toda la mama.

Por último, en la ginecomastia de grado III, además de haber un aumento de tamaño del tejido mamario en el pecho, también hay un exceso de piel que habrá que eliminar. En este caso, se requerirá una auténtica mamoplastia de reducción para solucionar el problema.

 

¿Qué hacer si se detecta?

Si eres hombre y detectas que la forma o el tamaño de tu pecho es diferente a como habitualmente lo vemos en fotografías, videos o en el gimnasio, es posible que padezcas ginecomastia.

En este caso, lo más recomendable es acudir a tu médico de confianza, que te recomendará probablemente acudir a un médico especialista una vez haya descartado que no hay ningún trastorno hormonal tras realizar una analítica de sangre completa. Este especialista te valorará y te informará sobre las mejores opciones a adoptar en tu caso concreto, incluyendo una posible operación.

Si el aumento de la mama se debe a un acúmulo de grasa, la solución será realizar una liposucción. Sin embargo, un aumento del tejido mamario implicará llevar a cabo una pequeña intervención para eliminar ese exceso de tejido mamario accediendo a través de la areola. Además, en los casos en los que haya un descenso de la mama, habrá que reducir el exceso de la piel.

Como puedes ver, diagnosticar correctamente una ginecomastia es fundamental para poder indicar el tratamiento adecuado. Esperamos que estas claves te hayan resultado clarificadoras.

 

Si te ha parecido interesante este artículo, tal vez quieras informarte también sobre:

2018-04-10T11:11:37+00:00 abril 10th, 2018|Blog|

Leave A Comment

seis + tres =

WhatsApp chat